Orientación Sexual

Preguntas relacionadas con la comunidad LGBT

 

Gracias a un mayor nivel de aceptación social a las diversas orientaciones sexuales y cros-identificación de género, los gay, lesbianas, bisexuales y transexuales buscan tratamiento de salud mental más abiertamente, a veces por cuestiones relacionadas con su orientación sexual o identidad de género, pero a menudo simplemente por los mismo problemas - depresión, ansiedad, dificultades de relación, las adicciones, la confusión acerca de sí mismo, vergüenza, inseguridad, etc. – de la comunidad heterosexual.

Los problemas más comunes reportados por miembros de la comunidad G, L, B, T, que incitan la búsqueda de tratamiento emocional  son:

·         Depresión

·         Ansiedad

·         Problemas de relaciones

·         El VIH / SIDA

·         La violencia doméstica

·         Alcoholismo

·         El consumo de sustancias, en particular, la metanfetamina

·         Control de la ira

·         Envejecimiento

·         El sexo y la intimidad

·         Compulsión sexual

·         Preguntas específicas de la comunidad Transgénero

·         La baja autoestima

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Personas que se identifican como miembro de la comunidad LGBT pueden experimentar estrés no experimentado por personas heterosexuales. Aunque hay una mayor aceptación social de las personas LGBT que sólo 10 o 20 años atrás no existían, el prejuicio social sin duda aún prevalece, sobre todo fuera de las grandes áreas metropolitanas. Hacer frente a los prejuicios, informar a la familia de la orientación sexual, obtener un sentido de "autenticidad" de uno mismo en contra de las expectativas y presiones familiares y sociales - todo esto puede incrementar los niveles de depresión y ansiedad para la gente LGBT. La investigación demuestra que las tasas de suicidio son más altas entre los adolescentes que son gay o lesbianas que entre los adolescentes heterosexuales. Para los adultos, ser abiertamente gay en el lugar de trabajo o en público no siempre es fácil. La terapia puede ayudar a manejar las posibles emociones negativas que aun, por desgracia, siguen siendo inevitable para la mayoría de las personas LGBT. Las parejas homosexuales se pelean por muchas de las mismas razones que las parejas heterosexuales - dinero, sexo, familia política, tiempo de calidad, la educación de los hijos, enfermedades, mala comunicación, por ejemplo - aunque también se puede discutir sobre los problemas de “salir del closet”  y tener una identidad pública como una pareja gay; problemas que una pareja heterosexual no tienen que enfrentar.

 

Comenzar  un tratamiento de salud mental para muchas personas LGBTQ puede ser de gran ayuda a medida que aprenden a resolver problemas adicionales de la vida diaria así como otros problemas relacionados con el auto-descubrimiento y la vida en general.