Addict
Adicciones
9 September, 2014
familia_blog
La Familia
9 September, 2014
Show all
bipolar_blog

El problema relacionado con el desorden bipolar es la carencia de comprensión sobre la enfermedad. Es una producción excesiva y/o baja producción de productos químicos en el cerebro llamados neurotransmisores. También puede ser un problema con la absorción de tales productos químicos por otras células del cerebro. Creo que puede ser como gente con diabetes y los problemas con la insulina; puede ser una producción inferior, una sobre producción o problemas relacionados con la absorción de la insulina. Los individuos que sufren de este desorden tienden a creer que se están volviendo locos. La reacción a tal creencia puede presentar un arsenal extenso de emociones mixtas and confusas. Los familiares y los amigos de la persona que sufre de este desorden no pueden entender el desequilibrio químico y suelen criticar generalmente al individuo ásperamente por la frustración, la cólera y el resentimiento a las conductas absurdas y confusas de la persona con esta enfermedad. Déjeme intentar presentar una ilustración simple sobre la complejidad de este desorden y cómo afecta al paciente y a su familia. Este es un esfuerzo para ayudar a los miembros de nuestra sociedad a entender el desorden pero más importante para ayudar retirar algo del estigma negativo asociado con esta confusa condición mental. Hay cuatro tipos de desórdenes bipolares; desorden bipolar tipo 1, desorden bipolar tipo 2, Cyclothymia y desorden bipolar no especificado. Hay otras subcategorías de estos desordenes más específicos dependiendo de la naturaleza particular de los síntomas presentados por el individuo. No pienso que sea necesario entrar con tal profundidad en esta pequeña nota. Esto crearía más confusión que educación al lector. El punto principal que quisiera abordar hoy son los síntomas asociados a cada uno de las cuatro variaciones mencionadas. El individuo afligido por desorden bipolar 1 sufre principalmente de episodios maníacos siguiendo rápidamente por una precipitada y profunda depresión. Durante la fase maníaca el individuo siente un sentido enorme de energía o de poder. Se sienten capaces de lograr cualquier cosa y generalmente entran en comportamientos peligrosos y de alto riesgo que no son fáciles de entender por la familia y los amigos. Este tipo de energía se describe a menudo como “Me siento invencible e imparable, con cantidades infinitas de energía.” A este tipo de euforia le sigue un sentimiento de profunda depresión y sentimientos de inutilidad que produce en el paciente una gran confusión y sentimientos de estar volviéndose loco/a. La gente con desorden bipolar tipo 1 sufren de mayoría de episodios maníacos y menos episodios depresivos. El individuo con este padecimiento busca y desea los episodios maníacos y a menudo los busca a cualquier coste.

El desorden bipolar 2 es similar al tipo 1 pero en este caso los episodios depresivos son más frecuentes que los episodios maníacos. Los síntomas depresivos se experimentan la mayor parte del tiempo en la vida del individuo.

El desorden del Cyclothymia es similar al tipo 1 o al tipo 2 pero los ciclos son rápidos y no siguen ningún patrón. La persona puede sufrir un episodio maníaco temprano en el día y por la tarde él o ella puede experimentar un gran sentido de la tristeza que pude poner la vida del individuo en alto riesgo de suicidio. Esta carencia del patrón crea un sentido de confusión y falta de control en la vida que puede poner al paciente a contemplar terminar con su existencia. El individuo siente como que se están volviendo loco/a y tienen miedo de compartir sus síntomas sobre la condición porque saben que otras personas no pueden entender  por lo que están pasando. Finalmente, el desorden bipolar no especificado es una expresión menos intensa de los síntomas pero bastante frecuente para autorizar diagnosis. Estas condiciones se tratan con éxito con las medicaciones psicotrópicas pero desafortunadamente el individual que sufre de estos desordenes bipolares a menudo detiene el uso de medicamentos cuando creen tener su enfermedad bajo control. Una vez que el paciente para de tomar las medicinas psicotrópicas el individuo comienza a experimentar los síntomas otra vez. También es bastante a menudo ver que la persona que sufre de episodios maníacos evita tomar la medicación psicotrópica porque quieren experimentar los síntomas maníacos otra vez. Nuestra sociedad todavía no está dispuesta aceptar que los desórdenes de la salud mental son similares a cualquier otra dolencia causada por un desequilibrio químico en el cuerpo o en el cerebro. El paciente teme compartir los síntomas con otras personas y esto a menudo crea generalmente un aislamiento social del resto de la familia y/o su sistema de apoyo emocional. Si (como sociedad) fuéramos más tolerantes a estos tipos de condiciones el individuo con estos padecimientos estarían más dispuestos a divulgar sus síntomas, compartir sus experiencias y buscar el tratamiento apropiado para estas. Si usted sabe alguien o tiene amigos o familiares que sufren cualquier desorden de salud mental aprenda por favor tanto como usted pueda de la condición antes de pasar cualquier juicio sobre ellas. La tolerancia a la diversidad es lo que puede salvar a nuestra sociedad. Mientras más nos amamos y nos apoyamos, más podemos conectar el uno con el otro. Todos buscamos amor, intimidad y ayuda. Si no, usted puede sufrir de otra enfermedad mental; El de personalidad narcisista pero eso es un asunto para otro día :) Paz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>