Depresión y Ansiedad

Muchos de nosotros estamos acostumbrados a la depresión y la ansiedad hasta el punto de no estar al tanto de sus destructivos efectos en nuestras vidas. Estos estados emocionales no son sólo un síntoma, son una serie de varios síntomas que crea lo que se llama "depresión" y/o "ansiedad". Es lamentable escuchar que muchas personas utilizan estos términos vagamente sin saber que dicha terminología denota una gran cantidad de sufrimiento de la parte de la persona(s), pareja y/o la familia que lo experimenta. En la actualidad nuestra sociedad aplica estos términos hasta el punto de perder su verdadero significado. Utilizamos términos como "amistad", "amor", "bipolar", "deprimido", "ansiedad", etc., en nuestra comunicación diaria con familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc., que el verdadero significado clínico ha perdido su significado.

 

A medida que abusamos de estas palabras, el significado clínico de estas pierde su veracidad y valor simbólico. Aprendemos a vivir con estos estados emocionales -no naturales- en nuestra vida cotidiana (vida moderna) que no nos damos cuenta del daño físico que es desarrollado por tales emociones negativas. Esto es sin mencionar los efectos devastadores que puede provocar angustia, conflictos en nuestras relaciones más importantes en nuestras vidas. Nos acostumbramos a estar molestos con nuestros cónyuges, hijos, hermanos, padres, familiares, compañeros de trabajo, etc. Llevamos comportamientos pasivo-agresivos a nuestras  relaciones de una "forma inconsciente."

Algunos de los síntomas asociados con estas emociones son los siguientes:

Depresión:

·         Falta de apetito o comer en exceso

·         Insomnio o hipersomnia

·         Poca energía o fatiga

·         Falta de autoestima

·         Disminución de la concentración o dificultad para tomar decisiones

·         Sentimientos de desesperanza y abandono

·         Desesperación emocional

·         Tristeza constante

·         Abrumado con las tareas diarias

·         Malas relaciones con seres queridos

Ansiedad:

·         Inquietud

·         Sentirse agitado o nervioso constante

·         Fatiga constante

·         Dificultad para concentrarse

·         Tener la mente en blanco

·         Irritabilidad

·         Tensión muscular

·         Alteraciones del sueño (dificultad para conciliar o mantener el sueño, o sueño insatisfactorio e inquieto)

·         Te sientes frustrado con los demás

·         Sentirse enojado

Psicoterapia individual, de pareja, de familia y/o infantil puede ser una excelente solución para reducir/eliminar estas condiciones emocionales. Cada unidad de tratamiento requiere un enfoque único para los síntomas específicos para cada paciente  y la expresión de estos síntomas en tu vida diaria. Un psicoterapeuta con experiencia clínica debe ser capaz de identificar y tratar a un paciente con estas emociones, así como el identificar como estos síntomas están afectando  las relaciones interpersonales, íntimas y de familia. Cuando hablo de la "unidad de tratamiento" estoy hablando de la persona, la pareja, la familia o el niño (s) que buscan y reciben tratamiento de salud mental.

 

La psicoterapia no debe ser un tratamiento de toda la vida, sino un tratamiento que ayuda al paciente a resolver el problema (s) que le impulsó a entrar al tratamiento, y luego retomar a sus actividades diarias.